Mitos Halterofilia

A estas alturas ya debes conocerme un mínimo y creo que es bastante obvio que amo mi deporte y que, por supuesto, me toca las narices que se digan tonterías de él. Sí, es un odio acérrimo a las chorradas y a todos los mitos de la Halterofilia que corren como la pólvora de toda la vida. Agravadas, hoy en día por el fácil acceso a la información -desinformación en algunos casos-, donde el más espabilado sin haber hecho o enseñado una arrancada en su vida hace tutoriales, masterclasss y stories guays.

A pesar de lo que puede parecer, soy un tío abierto siempre a nuevas colaboraciones y nuevas formas de implementar el deporte en el día a día de la gente. Amo la Halterofilia y la respeto, pero creo que como muchas de las cosas que existen a día de hoy, se está quedando atrás en muchos aspectos. Esto es algo así como la RAE que se ha modernizado y ha decidido que poner “cocreta” en el diccionario es buena idea porque lo usa mucha gente. No es que quiera hacer que mi deporte sea la risa de todos como el diccionario Español, pero es un ejemplo para que entendáis que, bajo mi experiencia –que no es corta-, creo que la Halterofilia le está dando la espalda a algunas cosas que la podrían hacer más grande y, por supuesto, la ayudarían a acabar con los malditos mitos que la gente se empeña en seguir difundiendo.

Es obvio que todo deporte se va a juzgar y más si es de fuerza. Y más si los atletas se lesionan –aunque no sea por hacer el imbécil-. Y más si no es como el Fútbol y la F1, que son los deportes nacionales. Y más si vivimos en un país en el que hasta el que menos deporte hace, sabe de Halterofilia mejor y más que alguien que lleva toda la vida practicándola y enseñándola.

Mitos Halterofilia

Los mitos de la Halterofilia que más rabia dan

Hacer Halterofilia engorda

La respuesta es SÍ, sin duda alguna, PERO con muchos matices, como todo en esta vida porque la escala de grises es infinita y, por supuesto, todo depende de quien la mire. El tema está en qué tipo de “engorda” queramos ver. ¿Aumentas de peso? Claro pero por la simple razón de que, con el ejercicio de fuerza, se aumenta la masa muscular y esta pesa mucho más que la grasa pero ocupa menos. Por lo tanto, el tema de que la Halterofilia engorda es uno de esos mitos que hay que mirar con lupa porque sí, aumentas tu peso pero también la definición, con lo que el tema engordar al estilo “barriga cervecera” –que es lo que todo el mundo da por hecho cuando se habla de engordar-, es falso. ¿Se puede mantener una grasa corporal baja y hacer Halterofilia? Sí. ¿Se puede tener mucha grasa corporal y hacer Halterofilia? Sí. Pero lo que tú llamas engordar –que simplemente es subir los numeritos de la báscula- depende exclusivamente de tu ingesta calórica y de tus intenciones para con tu cuerpo.

La halterofilia impide el crecimiento

Voy a contestar con otra afirmación: “el baloncesto te permite crecer más, y si haces natación te salen branquias, aletas y membranas interdigitales” No existe ningún estudio serio, científico y actual que corrobore esta afirmación, todo lo contrario. Si tus padres medían 1,60 no te cabrees por no pasar del 1,70, a no ser que haya algún butanero por medio. En este caso la genética y la alimentación en los años fundamentales del desarrollo de los niños van a ser muy importantes, recordad que hasta hace 2-3 generaciones atrás se pasaba bastante hambre en este país.

¿Por dónde van los tiros?

Al ser un deporte por categorías de peso, nuevamente las han vuelto a cambiar (10 +10), existe un biotipo ideal para cada categoría, nunca una persona que mida 1,70m tendrá un nivel óptimo dentro de este deporte pesando 60kg, entonces cuando el público -que lo hay aunque no lo parezca-, ven en tv o internet las categorías de 56kg-62kg en hombres y 48kg-53kg en mujeres, llegan a la conclusión , “mira qué bajitos, hacen halterofilia, por lo tanto son bajitos por culpa de las pesas”. Hace años en BUP y COU se estudiaba filosofía y uno de los capítulos más interesantes era lógica. Por favor repasen algunos libricos por el bien de la Halterofilia y para acabar con los mitos relacionados con ella.

La Halterofilia no te pone tan fuerte como otros deportes

Eso es verdad, ¡te pone más! Siempre me ha hecho gracia la gente que dice que los powerlifter mueven más peso que los Halterófilos y es que depende de por dónde lo mires. Si lo miras solo por cuestión de peso sí, pero si lo miras en cuestión de ejecución,la halterofilia es el deporte de potencia por excelencia -fuerza x velocidad-. Hay muchos matices a tener en cuenta. En todo caso, te diré que más vale que te empieces a olvidar de que este sí es uno de esos mitos de la Halterofilia que es real. Porque sí, sé que parece que los Halterófilos solo hacen dos movimientos y que así se pasan la vida pero, lo que nadie se plantea es que para poder hacer esas sentadillas de infarto en una cargada o arrancada, hay mucho trabajo de sentadillas complementario, mucho trabajo de tren superior para hacer el jerk y, por supuesto mucho ejercicio para estabilizar en la recepción de la arrancada.

Todo eso hace que, poco a poco, el cuerpo vaya ganado fuerza –y mucha- aunque, así, a priori, la mayoría de los Halterófilos no dé el pego de ser una persona megafuerte. La idea preconcebida de que el que más y más grande tiene el músculo, es el más fuerte, es uno de esos mitos que no hacen más que descalificar otros deportes en los que lo que más importa es la fuerza y no el tamaño del músculo. 

La Halterofilia te hace lento

Lento no, ¡lentísimo! Para ser rápido tienes que ser fuerte, para ser explosivo tienes que ser fuerte, para ser potente tienes que ser fuerte, técnico y con un par de huevos. Los halterófilos quizás no tengan grandes marcas en los 100m lisos, pero en 20m, salto de longitud o altura de parado, se lo ponemos difícil a cualquier atleta. Todos los deportes donde la velocidad de ejecución sea elevada y las cargas a desplazar sean medias a elevadas , todos -sin excepción-, utilizan o deberían de utilizar los levantamientos olímpicos -arrancada, cargadas, yerk- y sus auxiliares para ganar esa velocidad de la que presumen los Halterófilos. ¿Ves dónde está aquí uno de los mitos de la Halterofilia?

Las mujeres tienen músculos más débiles

No se trata de debilidad muscular sino de producción de testosterona. Aunque a ellas este mito les empieza a dar bastante igual porque las mujeres Halterófilas ya empiezan a tener un gran reconocimiento en el deporte de fuerza, lo cierto es que al resto sí que nos molestan este tipo de cosas y no por ser Halterófilos, sino porque todos hemos compartido casa con muchas mujeres fuertes y muy buenas en muchas disciplinas deportivas.

Lo cierto es que no hay una diferencia real entre las fibras musculares de hombres y mujeres, pero, por naturaleza, las mujeres tienen menos producción de testosterona –un pico durante unas 48h o 72h en cada ciclo menstrual- y esto les impide desarrollar una densidad muscular igual a la de un hombre –que produce de forma constante testosterona-. A eso, debemos añadirle que, las mujeres, tienen un ciclo hormonal que va cambiando, por lo que esto, por supuesto, afecta de forma directa a su desarrollo muscular y de fuerza. PERO, esto no significa que ellas no puedan estar igual de fuertes que uno de sus compañeros y es algo que se ha venido demostrando desde hace unos tres años, donde ellas han aumentado su reconocimiento en el mundo de la Halterofilia.

Muy a mi pesar diré que los mitos de la Halterofilia no se quedan solo en eso, sin embargo, estos son los que más nos llevan de cabeza a la mayor parte de los entrenadores de Halterofilia o Crossfit que tenemos que lidiar cada dos por tres con la puntillita y hacerles entender a los atletas que nada de lo que dice el cuñado de turno es real al 100%.

En resumen:

  • No eres gordo por hacer halterofilia y a pesar de estar pasadito de peso puedes hacer halterofilia.
  • No eres chiquitico por hacer halterofilia, haces halterofilia a pesar de ser bajito.
  • Las mujeres se pueden poner fuertes, y mucho. La media de las mujeres más fuertes cada vez está más cerca de la media de los hombres más fuertes, pero aprovecho la ocasión para decir a las chicas que tengan cuidado con las pastillitas que se meten en la boca, se os nota mucho más que a los hombres, ya sabéis, granazos, voz de barítono, clítoris como micropenes, calvicie, piel de papel de fumar y senos inexistentes. ¿Vale la pena? Bueno cada can que lama o seu carallo.
  • Como decía aquel anuncio de esa marca de bebida gaseosa: «Para los altos, para los bajos, para los guapos para los feos, para ellos para ellas, para los jóvenes para los viejos» -casi 900 levantadores han competido durante 2 semanas en el mundial master de halterofilia-.
4 comentarios
  1. Eduardo Gomez Palomares
    Eduardo Gomez Palomares Dice:

    Comparto tus apreciaciones. Estas situaciones se dan en todas las disciplinas deportivas y no me sirve de consuelo. Crecen los atrevidos de panfleto, y encima les acompaña la suerte y la clientela. Pero a favor de la halterofilia, están los entrenadores y entrenadoras curtidas, por años de experiencia. Son la mejor fuente de formación e información para iniciados, medianos y máster. Creo que a pesar de los inconvenientes que son muchos, este deporte enamora, engancha, y con la presencia cada vez mayor de las mujeres y él pequeño pero nada despreciable empujón de los máster, él barco va en la buena dirección. Soy optimista e invito a todos lo@s apasionados de este deporte a sumar con sus puntos de vista, sus experiencias…..

    Responder
  2. Fernando Gracia
    Fernando Gracia Dice:

    Casi 900 levantadores porque se cortó la inscripción con 15 días de antelación, sino hubieran sido muchos más, en especial españoles que ya sabemos que solemos dejar todo para el final. Muy buen artículo, con buenos argumentos. Felicidades Miguel

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *